Almada Negreiros

Almada Negreiros

BIOGRAFÍA DE ALMADA NEGREIROS

(7.4.1893, S. Tomé y Príncipe - Lisboa, 15.6. 1970 , exactamente en la misma habitación que el “Hospital de S. Luiz dos Franceses” donde en 1935 murió su amigo y compañero Fernando Pessoa)

La proximidad a la fecha de su desaparición y la presencia física de la obra que alojamos en nuestra Galería (expuesta en el Centro Cultural de Belém, en 1993, durante la exposición conmemorativa del 1er centenario de su nacimiento y que formó parte del Jorge Colección de Brito) nos motiva esta pequeña referencia a la extraordinaria figura de la cultura portuguesa que es José de Almada Negreiros.

"Por su obra plástica, que lo ubica entre los primeros valores de la pintura moderna; por su obra literaria, que vibra con igual y poderosa originalidad; por su acción personal a través de artículos y conferencias - Almada-Negreiros, pintora, diseñadora, Artista de vidrieras, poeta, novelista, ensayista, crítico de arte, conferenciante, dramaturgo, fue, se puede decir que desde 1910, una de las figuras más notables de la cultura portuguesa y una de las que más contribuyó decisivamente a la creación, prestigio. y triunfo de una mentalidad moderna entre nosotros ”.

Jorge de Sena (1919/1978) en “ Líricas portuguesas” 1er volumen .

Unos pocos pasos, en un paso muy grande:

Lisboa

1911, referencia a su primera publicación conocida en la revista “A Sátira”;

1913 , en la “Escuela Internacional” exhibe alrededor de noventa dibujos;

1915 , contribuyó con textos e ilustraciones a la publicación “Portugal Artístico o Ilustración Portuguesa”; colaboró en los dos únicos números de la revista “Orpheu” cofundada con Fernando Pessoa, Mário de Sá-Carneiro y Santa Rita (la “Geração d'Orpheu”) y participó en el 1er “Salão do Grupo dos Humoristas Portugueses”;

1917 , es la época de “Portugal Futurista” (órgano del “Comité Futurista de Lisboa” en alianza con Santa-Rita) con su controvertido “Ultimatum Futurista à las generaciones portuguesas del siglo XX”, de intervenciones literarias y gráficas, de las cuales destacamos los de “Diário de Lisboa” , “ Athena”, “Presença”, “Revista Portuguesa”, “Cadernos de Poesia”, “Panorama”, “Atlântico” y “Seara Nova”.

París

1919-1920 , estudia pintura y se mantiene trabajando como bailarín en un cabaret y como obrero en una fábrica de velas.

No fue, y nunca fue, un dependiente de la subvención . Más bien, sí, era un firme creyente en una independencia integral de la que nunca abdicó.

España

1927 - 1932 , donde dejó una vasta obra en colecciones privadas.

Alguien lo definió como pintor-pensador. A otros les gusta un iconoclasta impenitente.

Él, sin embargo, se define en todo lo que ha hecho como un artista plástico polifacético y maestro de todas las técnicas, como organizador de eventos y conferencias, es decir, producciones radiofónicas y publicitarias para el cine, como escritor, guionista y coreógrafo, como escenario. diseñador y diseñador de vestuario.

Respecto a esta última valencia de Almada Negreiros, que incluye la obra que aparece en nuestra Galería, es imposible pasar sin mencionar su adhesión al famoso movimiento estético-escénico modernista que los “Ballets Russes” (1909-1929) introdujeron desde sus inicios. de 1914. Movimiento que Almada siguió de cerca y al que aportaron nombres que conocía (y ahora son bien conocidos por los portugueses) como Georges Braque, Sónia Delaunay, Henri Matisse, Joan Miró y Pablo Picasso, entre muchos otros.

A pesar del comienzo de la guerra, los “Ballets Russes” actuaron en Lisboa en diciembre de 1917, en el Coliseu dos Recreios y en enero de 1918, en el Teatro S. Carlos. Sin embargo, en octubre de 1917, fecha inicialmente prevista para el estreno en Portugal, Almada, José Pacheco y Ruy Coelho, (Almada Negreiros en 1925 afirmaba ser la única autora) ya habían publicado el manifiesto “Os Bailados Russos em Lisboa”, texto luego reeditado en “Portugal Futurista”.

Los críticos portugueses reaccionaron a veces con indiferencia, a veces de manera negativa, a las acciones de la empresa rusa. (1)

Almada, en coherencia con lo vertido en el manifiesto, se unió con entusiasmo y empezó a convivir con Massine (Léonide - 1896/1979) y Diaguilev (Serge - 1872/1929) intimando. Almada Negreiros, en ese momento, trabajó en su ballet “A Lenda d'Inez” - nunca traído a escena - habiendo compartido con Massine y Diaguilev toda la documentación pertinente (guión, escenografía y vestuario) que Diaguilev tanto agradeció a la punto de preguntarle a que se le encomendó. Se lo llevó y nunca fue devuelto. La temprana muerte de Diaguilev, así como otras condiciones de diversa índole, llevaron a la extinción de los “Ballets Russes”. (dos)

(1) Ver: Manuel de Sousa Pinto, “Impresiones de Ballets Rusos”, revista “Atlântida” (diciembre de 1917, enero y febrero de 1918), con ilustraciones de Almada Negreiros.

(2) Ver: José Sasportes, Historia de la Danza en Portugal, Lisboa, Fundación Calouste Gulbenkian - Edición del Servicio de Música, 1970.


Publicación más antigua Publicación más reciente